Consejos para preparar la mejor sangría

La sangría es la bebida perfecta para las vacaciones de verano, es barata y fácil de preparar y sí conoces una receta un poco distinta puedes triunfar con tus amigos y familiares.

Son muchas las mezclas de fruta y bebida que pueden hacerse, incluyendo cada uno sus preferencias, tanto en fruta que le incorporamos, como en las bebidas ya sean alcohólicas o gaseosas.

Consejos para preparar la mejor sangría
Consejos para preparar la mejor sangría


Para que la podáis preparar sencillamente en casa, desde Catering Millana os contamos los pasos que tenéis que seguir y unos sencillos consejos.

Ingredientes:

1 litro de vino

250 ml de una bebida gaseosa de limón o de naranja o ginger ale

250 ml de una bebida blanca gaseosa tipo sifón o gaseosa

Fruta a tu elección

Canela

azúcar al gusto


Elegir la fruta adecuada

Lo mejor es utilizar la fruta de temporada que está mucho más buena. Ahora, en verano los melocotones, nectarinas, melón, fresas o las cerezas.

Deja que la fruta macere en el vino

La sangría no solo consiste en mezclar todos los ingredientes, lo ideal es dejar que macere en el vino para conseguir más sabor. Para ello, una vez mezclado todo lo dejamos en la nevera durante unas dos horas para que la fruta destile todas sus sustancias. En el último momento, justo antes de servirla añadimos el licor de tu elección más la bebida gaseosa, ya que éstas impiden que macere correctamente.

Añade sabor a tu sangría

Aunque a los puristas pueda no gustarles añadir nada más que vino tinto puedes incluir otros licores como el brandy, licor de naranja, etc.

En cuanto a la elección del vino no es necesario que sea de una cosecha excelente, opta por un tinto afrutado que te guste como un Garnacha o un Tempranillo, o si deseas preparar una sangría blanca decántate por el gallego Godello, un Verdejo, o incluso darle una chispa añadiendo un cava.

Si no puedes beber alcohol o hay menores lo ideal es preparar una sangría sin alcohol, que te explicamos en este post.


























Cómo hacer sangría sin alcohol

En un anterior post ya te contamos cómo hacer sangría, ahora os contaremos cómo hacerla para todos aquellos que no puedan beber alcohol.

Cómo hacer sangría sin alcohol
Cómo hacer sangría sin alcohol


Ingredientes:

2 tazas de agua caliente
2 bolsas de té negro o dos cucharadas de infusión
½ taza de azúcar
2 rama de canela
1 taza de zumo de naranja fresco
3 tazas de zumo de granada
Naranja, limón, lima, manzana cortados en rebanadas
Agua mineral

Elaboración:

1.- Ponemos en agua caliente las bolsas de té y las ramas de canela durante aproximadamente cinco minutos.

2.- Sacamos las bolsas de té y añadimos el azúcar.

3.- En un recipiente, mezclamos el té, la canela, los zumos y las piezas de fruta; posteriormente enfriamos todo durante una hora.

4.- Para terminar, antes de servir, colocamos en un vaso hielo y agua mineral, después llenamos el vaso con la mezcla que ya habíamos preparado.

Más en Catering Millana.

Receta de crema de calabacín light

Aunque podemos encontrar calabacines durante todo el año, la temporada de calabacines tiene su mayor esplendor en verano.

El calabacín es un alimento muy versátil que combina muy bien con verduras como la calabaza, la patata o el puerro y puede prepararse de múltiples formas: en cremas, empanados, rellenos, fritos, como guarnición o como primer plato.

calabacines
calabacines


Una excelente forma de aprovechar la temporada de calabacines es hacer crema de calabacín. Una ligera crema de calabacín que, por la elección de sus ingredientes, es muy baja en calorías, y por eso se puede definir como light.

Desde Catering Millana os contamos una receta de crema de calabacín de lo más saludable.

Ingredientes para dos personas:

1 calabacín grande, con piel y troceados en trozos grandes
½  cebolla en cuartos
½  litro de caldo de pollo
1 dientes de ajo, en láminas
1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
1 cucharadas de leche de coco
Pimienta negra recién molida
Sal

Elaboración

1.- Primero calentamos el aceite en una cazuela a fuego medio, una vez que esté caliente, añadimos la cebolla pelada y en cuartos, los ajos pelados y en láminas y los calabacines lavados y en trozos grandes.

2.- Sofreímos todo los alimentos durante aproximadamente cinco minutos para que se ablanden un poco. Añadimos el caldo de pollo, la sal y la pimienta negra al gusto y subimos la temperatura hasta que comience a hervir.

3.- Cuando empiece a hervir, disminuimos la temperatura, colocamos la tapa y dejamos que se cueza a fuego lento hasta que los calabacines estén tiernos, tardarán unos 20 minutos.

4.- Apagamos el fuego e incluimos la leche de coco. Batimos todos los ingredientes hasta que esté bien pasado, suave y sin grumos y ya tenemos nuestra crema de calabacín lista.

crema de calabacín
crema de calabacín



Como hacer vichyssoise


La Vichyssoise es una sopa fría de patatas, puerro y nata. Aunque hay controversia sobre quien inventó esta crema se le atribuye comúnmente al cocinero francés Louis Diat, un cocinero del Ritz- Carlton que después de trabajar en Londres y Paris se trasladó a Nueva York.

En 1917 para sorpresa de los estadounidenses recordó una sopa que le hacía su abuela a base de patata y puerro, y como enfriaba la leche consiguiendo un resultado delicioso.

Se trata de una crema que aunque se elabora con unos ingredientes muy humildes, su sabor y su textura aterciopelada consiguen que sea una receta idónea para picar en frío en este caluroso mes de agosto.

vichyssoise
vichyssoise


Los Ingredientes para 2 personas son:

3 puerros grandes
1/2 cebolla
2 patatas grandes
125 ml de leche entera o nata
125 ml de nata líquida para cocinar
125 ml de caldo vegetal, ave o agua
25 gr de mantequilla
1 rama de perejil fresco
sal

Elaboración:

1. Limpiamos los puerros, les cortamos los tallos verdes y las raíces, los troceamos y los reservamos.

2. Pelamos las patatas, las cortamos y las reservamos también.

3. Pelamos y picamos muy finamente la cebolla. Colocamos la mantequilla en una cazuela a fuego medio y ponemos la cebolla a pochar hasta que esté dorada y blanda.
Cuando esté blanda blanda, añadimos los puerros. Removemos y a los 5 minutos agregamos las patatas.

4. Mezclamos todos los ingredientes y vertemos el caldo en caliente.

5. Cocemos durante unos 35 minutos para que la patata y el puerro se ablanden. Una vez pasado el tiempo de cocción, retiramos la cazuela del fuego y añadimos la leche.

6. Trituramos la mezcla hasta que tengamos una crema fina y sin trozos de verdura.

7. Echamos la nata líquida poco a poco, añadimos la sal y mezclamos.

8. Vertemos la vichyssoise en un bol, lo tapamos y lo introducimos en el frigorífico durante unas 5 horas como mínimo.

Después de que repose, lo servimos en platos hondos, y colocamos por encima unas hojitas de perejil picado.

La vichyssoise es un plato que se sirve frío, por lo que debemos de enfriarlo hasta minutos antes de servir.

 Más en Cátering Millana.


Cinco trucos para preparar el mojito perfecto



En un post anterior ya explicamos cómo preparar el mejorgin-tonic, pero ahora en verano nos apetecen otros cócteles más estivales y refrescantes como el mojito. Para que puedas prepararte tu propio mojito en casa y de la mejor forma, desde Catering Millana te ofrecemos una serie de recomendaciones para que su elaboración sea todo un éxito:

Cinco trucos para preparar el mojito perfecto
Cinco trucos para preparar el mojito perfecto

 
¿Hierbabuena o menta?

El mojito cubano clásico se prepara con hierbabuena, pero lo cierto es que hoy en día utilizar menta en su lugar está muy extendido y a la mayoría de los expertos no les desagrada.

Las hojas de hierbabuena se echan al vaso enteras y no en pedacitos, ya que si no se dificulta la bebida al entrar en la boca continuamente pedacitos de hoja.

¿Cuáles son los ingredientes?

Los ingredientes imprescindibles del mojito son el ron blanco, sifón, soda o agua con gas, azúcar blanco, hierbabuena, lima y hielo picado.

¿Qué ron utilizamos?

Es imprescindible que se trate de ron blanco, por ejemplo Bacardi o havana club añejo de 3 años.

¿Cuál es el vaso más adecuado?

Al igual que en gin-tonic el vaso ideal es la copa de balón, en el mojito el mejor es el vaso ancho y alto.

¿Azúcar moreno o blanco?

Aunque está muy extendido el uso del azúcar moreno en este tipo de cóctel, la receta original lleva azúcar blanco.

Los pasos para preparar el mojito son los siguientes:

1.-Cortamos la lima por la mitad.

2.-Exprimimos la limas en el vaso ancho.

3.-Echamos 2 cucharaditas de azúcar y mezclamos bien.

4.-Añadimos las 2 ramitas de menta en el vaso, entera, con tallo y todo y prensamos
suavemente con una cuchara las ramas, lo suficiente para liberar los aceites esenciales de la menta. Como hemos dicho con cuidado para no romper las hojas

5.-Ponemos hielo picado dentro del vaso hasta la mitad más o menos.

6.- Añadimos la soda hasta llenar unos 2/3 del vaso.

7.- Incorporamos el ron al gusto.

8. Por último mezclamos todo bien

¡Y a disfrutar!

Frutas de verano para adelgazar


En verano encontramos algunas de las frutas más sabrosas en su mejor momento. Las frutas de verano se caracterizan por ser refrescantes, dulces y de colores llamativos. En Catering Millana ofrecemos una amplia variedades para picar en frío, entre las que se encuentran las brochetas de fruta.

La fruta de verano es una de las mejores formas de hidratarnos en verano (tienen entre un 85% y un 90% de agua), aportando además una contribución alimentaria  y energética que es muy positiva para mantener el nivel de azúcar en sangre en sus niveles adecuados.

Si bien, todas las frutas son muy saludables, no todas tienen las mismas calorías. Si lo que estamos buscando es perder algo de peso hay algunas frutas que nos convienen más que otras.

Frutas de verano para adelgazar
Frutas de verano para adelgazar


No sólo importan las calorías

Un matiz importante en este tema es la distinción entre calórico y dietético. A la hora de la verdad saber si una fruta tiene más o menos calorías no sirve de mucho, si acaso para no abusar demasiado. Cuenta también el tamaño de la pieza, ya que aunque se midan las calorías por cada 100 gramos, no es lo mismo un pequeño kiwi o un puñado de uvas que unas rodajas de melón.

Otra variable a tener en cuenta es la presencia de fibras vegetales, ya que tienen la capacidad de capturar el azúcar libre y evitar que pase directamente al torrente sanguíneo, con lo que disminuye el poder calórico real. La fibra además tiene un efecto saciante que produce que acabemos comiendo menos cantidad. De esta forma es complicado que lleguemos a comer 100 gramos de higos pero es muy posible que podamos comer 500 gramos de sandía, que es agua con azúcar, por mucho que tenga menor aporte calórico.

Por lo tanto, lo determinante es el valor dietético de la fruta antes que el nivel de calorías, porque además de calorías (que como hemos visto dependerían de la cantidad de fibra vegetal) la pieza puede aportarnos importantes vitaminas y minerales como el potasio o el magnesio, elementos antioxidantes y otros importantes beneficios dependiendo del caso, como el coco, que aporta algunos ácidos grasos muy positivos.

Lista calórica de las frutas

Teniendo muy presente lo dicho más arriba, si aun así queremos conocer las calorías que tiene cada fruta para medir la cantidad que tomamos de cada una de ellas, te dejamos la siguientes lista de frutas de verano, ordenada de mayor a menor aporte calórico por cada 100 gramos:

Coco: 351 Kcal por 100 gramos

Aguacate: 160 Kcal por 100 gramos

Plátano: 85 Kcal por 100 gramos

Chirimoyas: 81 Kcal por 100 gramos

Uvas: 65 Kcal por 100 gramos

Caquis: 65 Kcal por 100 gramos

Mango: 61 Kcal por 100 gramos

Cerezas: 58 Kcal por 100 gramos

Kiwi: 56 Kcal por 100 gramos

Piña: 45 Kcal por 100 gramos

Manzanas: 45 Kcal por 100 gramos

Higos y brevas: 45 Kcal por 100 gramos

Nísperos: 43 Kcal por 100 gramos

Albaricoques: 40 Kcal por 100 gramos

Naranjas: 38 Kcal por 100 gramos

Peras: 38 Kcal por 100 gramos

Melón: 37 Kcal por 100 gramos

Melocotón: 37 Kcal por 100 gramos

Ciruelas: 36 Kcal por 100 gramos

Granada: 34 Kcal por 100 gramos

Pomelo: 26 Kcal por 100 gramos

Sandía: 15 Kcal por 100 gramos





Cinco maneras de hacer gazpacho para este verano


El gazpacho es una de las recetas estrella de la cocina española, sobre todo en verano. El gazpacho tiene siglos de antigüedad y tantas versiones como hogares, pero en todo caso, se trata de una sopa fría con verduras y hortalizas crudas, pan, aceite de oliva, vinagre y sal.

Lo más común es servirlo fresco y su color varía desde el anaranjado al rojo, en función de que se utilicen tomates más o menos maduros.

Desde Catering Millana te proporcionamos cinco recetas distintas de gazpacho desde los más clásicos hasta los más vanguardistas para que pases mejor estos meses de verano:

1. Gazpacho andaluz

Gazpacho andaluz
Gazpacho andaluz

Ingredientes:

1 Kilogramo de tomates bien maduros cortados a gajos
un diente de ajo pelado y troceado
un pimiento verde cortado en trocitos
medio pepino sin piel
100 gramos de miga de pan duro remojado en agua fría
250 mililitros de aceite de oliva extra
50 mililitros de vinagre de Jerez
300 mililitros de agua fría
sal al gusto

Lo más importante es que la mezcla de hortalizas se batan con el pan y el aceite de oliva para después agregar el vinagre y el agua y volverlo a triturar. Por último se pasa por el colador chino, se añade la sal y se guarda en la nevera.

2. Gazpacho verde

Gazpacho verde
Gazpacho verde


En esta variedad se reemplaza la base de tomate, que es la que confiere el tono rojo al andaluz, por hortalizas de hoja verde. Los ingredientes para cuatro personas son:

dos pepinos pelados
un diente de ajo
una rebanada de pan sin corteza
una cucharadita de azúcar ( es opcional)
una rama de apio
un pimiento verde
100 gramos de nueces
100 gramos de espinacas o lechuga
Entre 10 y 12 hojas de albahaca fresca
una ramita de perejil o cilantro
tres cucharadas soperas de vinagre de jerez
150 mililitros de aceite de oliva
pimienta
sal al gusto

Se tritura hasta obtener una pasta uniforme y se añade agua si se quiere para pasar la mezcla por el colador chino y conseguir la fluidez que queramos.

Además como guarnición podemos colocar una mini brocheta con un tomate cherry y queso, como bolitas de mozarella o queso fresco.

3. Gazpachuelo

Gazpachuelo
Gazpachuelo

Su origen está en una sopa caliente de pescadores en la provincia de Málaga, pero ha ido evolucionando a lo largo de los años dando lugar a una especie de gazpacho donde curiosamente la parte vegetal queda en segundo plano y en cambio destacan otros ingredientes como el huevo duro y la mayonesa, por lo que para muchos constituye un crimen llamar a este plato gazpacho. Sus ingredientes son:

mayonesa
ajo
agua fría
pan duro
una pizca de sal

Los ingredientes se trituran hasta conseguir una sopa fría a la que le añadiremos láminas de huevo duro y tropezones de hortalizas. Incluso algunos se atreven a añadirle gamba pelada y cocida. Hay que decir que la sopa tradicional sigue elaborándose bajo el mismo nombre, por lo que la existencia de esta variante fría genera no pocas controversias.

4. Salmorejo

Salmorejo
El salmorejo cordobés es una variante del gazpacho con siglos de historia. Aunque tiene orígenes muy humildes, a día de hoy es un plato muy valorado y su precio suele ser superior al del gazpacho clásico en los restaurantes. Se distingue del gazpacho en que es más espeso, contiene menos verduras y su sabor es más intenso. Sus ingredientes son:

1 kilogramo de tomates maduros
2 dientes de ajo
50 gramos de pan
1 huevo cocido
100 ml de aceite y 50 ml de vinagre
Otro huevo cocido para adornar

Se trata simplemente de batir todos los ingredientes sin agua y después colar.
La guarnición habitual es huevo cocido rallado y trocitos de jamón serrano.


5. Gazpacho blanco

Gazpacho blanco
Gazpacho blanco


Una variedad del gazpacho que prescinde de las hortalizas y emplea como base los piñones, las almendras y el pan. Por su gran cantidad de calorías es recomendable moderación, ya que se sabe que demasiado gazpacho engorda. Sus ingredientes son:

un huevo duro
uno o dos ajos enteros
100 gramos de almendras crudas peladas
500 gramos de miga de pan rústico
250 mililitros de aceite de oliva virgen
vinagre a gusto
sal a gusto
un litro de agua fría
una manzana dulce
50 gramos de piñones
80 gramos de pasas de corinto