Receta de Pimientos del Piquillo rellenos de Bacalao y Gambas


Este plato, los pimientos rellenos está presente en la gastronomía de todo el mundo. Su nombre y sus diferentes rellenos varian, como es normal,  dependiendo del país del que provenga la receta. Tenemos desde el pimiento morrón de la India relleno de patatas cocida y cebolla, pasando por los dolmas de la cocina otomana, los chiles rellenos de México o el fifil mahshi árabe, etc. Aquí preferimos para esta receta nuestros pimientos del Norte peninsular, con la variedad del pimientos del piquillo.

El pimiento del piquillo es de forma triangular no muy grande. No es muy carnoso y se caracteriza por un color rojo encendido. Esta variedad se produce en Lodosa, Navarra y casi siempre los encontramos envasados. En estas latas encontramos el pimiento ya asado al carbón y conservado de tal manera que se puede degustar nada más abrir el envase. Hoy, vamos a rellenarlos para degustarlos de una manera distinta. 

Ingredientes
16 pimientos del piquillo
200 g. de migas de bacalao (desalado previamente)
150 g. de gambas frescas
1 cebolla mediana
2 dientes de ajo
400 ml de leche
25 g. de harina (se puede añadir más si se requiere)
Una pizca de nuez moscada

Para la salsa
300 ml de nata para cocinar
1/2 cebolla
1 diente de ajo
2 cucharadas de ketchup

Freímos la cebolla, picada muy fina, junto a los dientes de ajo hasta que estén pochados. Añadimos el bacalao en trozos pequeños y se dan unas vueltas hasta que estén hechos. Luego Incorporamos las gambas, dependerá de su tamaño si las troceamos o las ponemos enteras.

Echamos la leche y remueve hasta que estén todos los ingredientes integrados. A continuación espolvoreamos la harina y la nuez moscada y con una cuchara de madera, removemos hasta que empiece a tomar espesor. Retiramos del fuego y dejamos que se enfríe antes de rellenar los pimientos.

Rellenamos cada pimiento con una cucharada grande de las gambas con bacalao.

Para la salsa, freímos la cebolla y el ajo. Una vez pochadas, añadimos la nata y deja que hierva. Ponemos un par de cucharadas de ketchup y pasamos por la batidora para conseguir una salsa lisa.

Bañamos los pimientos rellenos con esta salsa. Si gustas, puedes hacerlos con tiempo y mantenerlos en el frigorífico tapados con un papel film. A la hora de comer, basta con encender el horno y gratinarlos unos 15 minutos.¡A disfrutar!.

No hay comentarios :

Publicar un comentario